miércoles, 8 de octubre de 2014

Incoherencia

Este texto fue escrito para Tierra Roja



Siempre he tenido miedo a ser incoherente. A quedar mal. A decir una cosa y hacer otra. A decir una cosa hoy y otra diferente mañana. A que me gustara una cosa un día y la contraria al día siguiente. 

Y de repente me he dado cuenta de que me estaba convirtiendo en una persona rígida, conmigo y con los demás. Que el miedo a no ser coherente con lo dicho o expuesto me estaba cortando las alas, las manos y la lengua. Que a veces he seguido defendiendo cosas que ya no me definían, o haciendo cosas que ya no quería hacer por el simple hecho de no desdecirme. Muy coherente todo, sí. (!!!)

Así que he decidido que la coherencia es maravillosa. Pero sólo aquélla que tenga que ver con lo que siento en cada momento y lugar. Que no tiene que ser lo mismo que sentía ayer ni lo que voy a sentir cuando no esté ya aquí. Que soltarse la melena, los dedos y la bocaza no está mal. Que pensar diferente a mí misma cuando era otra no puede ser malo. Y pensar diferente a otros y otras mucho menos. 

Seguiré  huyendo de la incoherencia. Pero sólo buscaré coherencia entre lo que hago, digo, pienso y siento hoy, en este mismo instante. Y ya sólo tendré miedo a convertirme en piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario