miércoles, 14 de agosto de 2013

Ando yo estos días...

Ando yo estos días con ganas de desnudarme. Con ganas de mostrar las cosas buenas que me trae la vida, pero también de ventilar heridas, miserias y cicatrices. Y es que no soy perfecta. No lo soy aunque quiera. No lo soy aunque duela. Y duele. Anda que no duele.

Ando yo estos días buscándome. Dando vueltas como un perro antes de tumbarse, olisqueándome y buscándome el rabo. Y sin encontrarme… ni a mí ni al rabo. Y sé que estoy, en alguna parte debo estar, pero no doy conmigo.

Ando yo estos días cavilando sobre la maternidad. Pero esta vez no la de las mayúsculas, sino la pequeñita, la de cada día, la mía y nada más que la mía. Me veo en mis cachorros, me muestran como un espejo y a veces me gusto pero otras no me gusta lo que veo, por eso me busco, por eso intento saber dónde me he dejado, dónde me he quedado.

Criar a tres no es fácil. Bueno, ni a dos, ni a uno… pero a cada elemento que sumamos se complica la ecuación. Matemática pura. Hace unos días, no muchos, no os vayáis a pensar, caí en la cuenta de que tengo menos brazos que hijos; y eso así, tan de Perogrullo, me hizo dar un brinco. No me llegan los brazos. Ni los ojos. Ni las orejas. Ni las manos. Menos mal que el corazón no sabe matemáticas, porque es el único que se me amolda y se me multiplica y se me crece; es el único que, cuando los brazos no llegan, se me sale del pecho para darle caricias al que le toque.

Pero criar a tres es la monda. Es divertido. Es loco. Es desordenado. Es despeinado. Es improvisado. Aunque tras cada diversión, locura, desorden, despeine o improvisación, esta perpetua controladora que soy se lo mire y lo remire todo, lo analice vuelta y vuelta y otra vuelta más para intentar hacerlo mejor.  Porque criar (a tres, a cuatro, a uno… ¿qué más da?) te da la vuelta de adentro hacia afuera como un calcetín, deja a la vista todo lo que te gusta y lo que no te gusta de ti misma para que tus hijos e hijas lo vean y, lo peor de todo, lo señalen. Y yo sé que dentro de mi calcetín conviven una madre amorosa, paciente y divertida con un monstruo de 7 cabezas que a veces se lo come todo, incluído el calcetín…

Criar es un maravilloso ejercicio de humildad. Si te dejas tocar por esas pequeñísimas manos y sus enormes corazones, y te dejas enseñar, y te quedas a mirar al monstruo hasta entenderlo y perdonarlo… Yo espero que un día se vaya, que un día recoja sus bártulos y sus pelusas de dentro de mi calcetín y no vuelva; pero mientras tanto, intento domesticarlo.


Decía que ando yo con ganas de desnudarme… y me he sacado hasta los calcetines. 

3 comentarios:

  1. Así es la historia, poniendo calma, aceptación, entendimiento y mas vamos caminando hacia la transformación.

    ResponderEliminar
  2. Hola Nuria, soy Sara, otra mamá a la que le faltan brazos y piernas y ojos, y a la que sus tres pequeños convierten su día a día en una locura maravillosa. Que bien has descrito la maternidad, la de tres niños, y me imagino que la de uno.
    Me veo tan reflejada, creo que en eso consiste todo, en una mezcla deliciosa de diversión, y descontrol. A veces, la mamá paciente e imaginativa, a veces la mamá monstruo. Y la mamá monstruo ahí anda, cada vez más pequeñita, con cada libro, con cada reflexión, haciéndose más invisible. Al final desaparecerá. Cuando durmamos un poco más, descansemos un poco más etc.
    Lo mejor de tener tres hijos, es que, aunque la locura se multiplica, el amor, la pasión, la diversión, la maravilla de verlos crecer, también, y mucho más, si lo sabemos ver.
    Me alegro de conocer tu blog. Gracias por esta reflexión, que parece la que todas las noches ronda por mi cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar y compartir también!

      Eliminar